martes, 4 de julio de 2017

POLÍTICA PARA PEREZOSOS - Hoy: ¿Qué es Incitar al Odio?




INCITAR AL ODIO
Del  Diccionario de Política Compostelana (extracto)
Cap. 13. Del Neolenguaje


XXXIV.- INCITAR AL ODIO

1.- (....) R.A.E.
2.- (....) María Moliner.
...
3. Sant. de Comp. Variente del derecho conocido como "Libertad de Expresión" cuando quien lo ejerce no pertenece a Compostela Aberta, y es usado respecto a este partido en términos críticos.  U.t.c.a. Crítica política cuando se refiere a Compostela Aberta.
4. Pol. Uso perverso de aquel derecho cuando se emplea para referirse a cualquiera de los chanchullos de Compostela Aberta o sus componentes.
5.Coloq. Para cualquiera de sus adeptos, hablar mal de Compostela Aberta. Acad.


domingo, 4 de junio de 2017

Martiño Borroka, un alcalde contra sus ciudadanos

Por Ana Ulla


Hoy Martiño vuelve a hacer de Elena Francis en su muro, preguntando y respondiéndose a sí mismo para sacarse luego en procesión desnudo, una vez más, como el emperador. Y es que viene de decir que eso de hacerle oposición a él es hacérselo a la ciudad. Pero ¡ay!, que ni siquiera en esto es original el Gran Cobarde, que lo mismo ya le tenía dicho otro gallego de su mismo calibre intelectual, Franco, aunque este último y a diferencia del munícipe, no ocultaba sus intenciones.

Lo cierto es que su afirmación se demuestra falsa porque si la aplicamos al revés podemos comprobar que es posible hacer oposición a la ciudad y no a Martiño. De hecho, él mismo acaba de hacerlo atacando a la ciudad para salvarse él, su culo fofo y su grupito de favorecidos. Lo acaba de hacer, una vez más, con ocasión del desalojo de los oKupas de la Algalia cuando rápidamente ha puesto en marcha su máquina propagandística para buscar culpables, desde Conde Roa (un clásico), al Pp o Feijóo (que siempre adornan), o la policía o al subdelegado del gobierno (que son gentes de mucha institución), como a los periódicos y gentes que todavía no salimos de nuestros asombros al escucharle. Muchos culpables,sí, pero que, si le quitan gracietas, memes y tópicos que ya nadie cree, se quedan sin explicar el por qué de su palabras. Si nos olvidamos de los incidentes violentos, dejamos de lado la actuación policial, el tapiado del edificio, los culpables o no, la propiedad privada o qué, las críticas o apoyos, si esperamos a que pase la tormenta desinformativa levantada por Compostela Aberta para justificar a su Amado Líder y nos atenemos únicamente a sus palabras, solo encontramos una realidad: Martiño dice que está del lado de los okupas. Puede lanzar a sus troles por miles, pero la realidad es tozuda. Y no hay chorrada en las redes sociales, justificaciones paranoicas, acusaciones de conspiraciones o milongas que oculte esa realidad cuando a los hechos se les limpia de los polvos y las pajas de Noriega cuando afirma que está del lado de los okupas.

La postura de Martiño de apoyo a los okupas, o impostura, o simplemente postureo, va más allá de su habitual vacuidad. Significa que en Santiago el vecino que ve conculcado un derecho no cuenta con el apoyo ni la protección de su alcalde. Que la voluntad política del Alcalde prevalece sobre la justicia  (cuando a él le conviene, habría que añadir).

Ahora sabemos que en esta ciudad hay ciudadanos de segunda y de tercera. Que había de primera ya lo sabíamos, son los íntimos y familiares de quienes están al frente de Compostela Aberta, pero los que se creían de segunda acaban de descubrir que son en realidad de tercera cuando el Alcalde los pospone en favor de otros por razones políticas o ideológicas, fornicándose la legalidad si con ello se sale con la suya. Estar del lado de los okupas como ha dicho abiertamente Martiño significa que los vecinos han perdido el último de los baluartes para defenderse de la arbitrariedad porque ya no serán las leyes sino la voluntad del Alcalde la que decida la actuación pública. Martiño ha decidido que en Santiago no prevalezca la ley, sino su santa voluntad. O sus santos co’ones.

Al final se trata de una banda de burgueses bien alimentados como Compostela Aberta, apoyado por estómagos agradecidos que solo por querer hacer daño a otro partido se ponen del lado de la ilegalidad y su afán en buscar culpables para justificar ese apoyo o desviar la atención con temas como el tapiado o la búsqueda de confrontaciones, es un esperpento. Ni siquiera puede pensarse que, tratándose de Martiño, sea una decisión política o ideológica porque él carece de ideas. Es un papagayo que lleva décadas repitiendo, sin entenderlas, las consignas de Beiras (el que le convenció para cambiar de novia o pareja) y para quien el fin último de la política es él, y el poder, y crear una red clientelar a su alrededor que le garanticen los votos necesarios para no poder nunca ese poder pagando a quien haya que pagar para lograrlo.

Visto lo dicho no es de extrañar que Martiño se haya reafirmado en sus declaraciones porque rectificar es de sabios. Si de verdad cree que la policía ha actuado con desproporción sería interesante saber de su boca mentirosa cuál habría sido, a su juicio, la proporción adecuada. Pero no, es solo una consigna, un nuevo engaño para desviar la atención.

Aquí nadie criminaliza a nadie, Compostela es de todos y no solo de quienes él diga, una sentencia judicial es un canal de diálogo para quien quiera oír porque criminalizar el sentido común es negar dos hoteles que crean trabajo aunque no sea el que él, que cobra varios millones de pesetas al año, le guste, y no mantener a unos señores que roban a los demás ciudadanos, salvo que votarle a él sea título bastante para la injusticia.

Criminalizar, pobre Alcalde, es pretender subir el IBI a los vecinos y embargar al que no pague mientras apoyas a quienes por su color político defraudan y roban al resto de los ciudadanos. Con tu apoyo explícito.

Y después, si quiere que le creamos y la ciudad policromada no piense que Martiño es un imbécil para quienes los demás son o blancos o negros (o amigos o enemigos) que abra sus casas y la de los concejales que por miedo a perder su favor como conejos asustados le aplauden, a los okupas. Si es capaz de dejar que los okupas se instalen en sus casas (aunque no sabemos si hay tantos okupas para llenar tantísimos inmuebles como tienen estos izquierdistas de salón y terraza) si después decimos de entregarles sus casas durante meses o años son capaces de dialogar con ellos y buscar soluciones proporcionadas, entonces, y solo entonces, podremos creerlos y no pensar, como la mayoría de la ciudad, que Compostela Aberta, con Martiño a la cabeza, son unos cínicos hipócritas.
Decir que Martiño está del lado de los okupas no es criminalizar a la veciñanza, como él dice. Es reproducir sus palabras. Si le jode,


Por cierto, termina su lacrimógeno panfleto Martiño invitando a visitar la Feria del Libro Compostelano, esa que ha organizado para su señora y amigos personales con el dinero de todos los compostelanos (con el de los okupas no, que esos no pagan porque tienen bula municipal)

Ana Ulla: lampreasyboquerones@gmail.com


Foro LyB

El Correo Gallego - Santiago - Titulares

EL PAÍS - Titulares - Galicia

TVG - Informativos - Titulares

Páginas más vistas en la última semana

Cartelera de Santiago (destacados)

Cartelera de Cine en Santiago

Cartelera de Cine en Santiago
Pulse para acceder