domingo, 27 de noviembre de 2016

Diario de una gallega en Cuba

Por Susana Diez de la Cortina Montemayor


Estuve en la isla de Cuba sólo una vez, en el verano del año 98, cuando aún estaban     
frescas en nuestras conciencias las terribles imágenes y noticias desatadas tras la ‘crisis de los  balseros’, cuando el régimen del país caribeño, asfixiado por el bloqueo estadounidense, se  embarca a su vez en aquel nuevo rumbo ideológico y económico bautizado como ‘capitalismo  de Estado’ que consistió, básicamente, en abrirse al turismo para favorecer la entrada de  divisas y dejar que los disidentes se arrojaran motu proprio a los tiburones, en su intento de  huir hacia Florida: “Que quienes quieran marcharse se marchen”, había dicho Castro por  televisión. Y así fue: se marcharon a millares en sus embarcaciones caseras, tantos, que EE.UU.  no pudo ‘absorber’ a todos los refugiados, de modo que gran parte de los balseros que  lograron sobrevivir quedaron ‘provisionalmente’ varados en territorio estadounidense en Cuba  –léase Guantánamo– , en espera de una ‘eventual’ admisión en el país vecino. 

 Fui a Cuba tratando de no ser allí una ‘gallega’ más –léase una ‘española’, turista para  más señas, con los bolsillos supuestamente repletos de divisas–, sino porque quería ver con  mis propios ojos las terribles contradicciones de las que tenía noticia casi a diario por los  medios de comunicación desde España. No tenía ni idea de lo demoledora que sería aquella  visión. Aunque ya había visitado otros países comunistas, al llegar a La Habana tuve la  sensación de que, tal vez, no podría soportar las algo más de dos semanas que duraría mi  visita, tal fue la melancolía que imprimió en mi alma el primer contacto con aquella ciudad:  estaba contemplando el rostro mismo de la Belleza, estragado por la desesperanza y la  miseria. Hoy, a apenas unas horas de la muerte de Fidel Castro, en este ‘día después’ que  tantos esperaban, se me ocurrió releer las notas que recogí en las últimas páginas de una guía  de viaje, a modo de diario casi telegráfico de cuanto estaba viviendo: fascinación por la  naturaleza y el paisaje, admiración infinita por las gentes y esa voluntariosa alegría contra  todo, pese a todo, que les permitía mantener la cabeza bien alta. Junto a mis impresiones  sobre los míticos lugares como el Floridita (“un bar agradable”) y otras atractivos turísticos  (“ruidosos y caros”), había escrito cosas como: “Indescifrable la hamburguesa de la comida” o  “Increíble” – esto último para calificar un noticiario cubano–.     

Y entonces caí en la cuenta de algo en lo que hasta hoy no había reparado: que estuve  en Cuba justo en el centenario del ‘Desastre del 98’, que visité Pinar del Río y vi los Mogotes y  el Mural de la Prehistoria y navegué por el río subterráneo de la Cueva del Indio el mismo día  en el que, cien años antes, había tenido lugar la rendición de Santiago de Cuba… Pero contar  todo lo que eso me suscita, lo tendré que dejar para otro momento…   

No hay comentarios:

Foro LyB

El Correo Gallego - Santiago - Titulares

EL PAÍS - Titulares - Galicia

TVG - Informativos - Titulares

Páginas más vistas en la última semana

Cartelera de Santiago (destacados)

Cartelera de Cine en Santiago

Cartelera de Cine en Santiago
Pulse para acceder

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.